diumenge, 12 de juny de 2016

Generosidad

La generosidad siempre genera
ALEGRIA
Las personas mayores de hoy en día, es un colectivo lleno de vivencias y experiencias que son fruto, no solo de los años vividos, sino de las situaciones complejas por las que han tenido que pasar. Sus historias son muy diversas, duras y apasionantes.

La generación actual de personas mayores, es la que ha permitido, con su esfuerzo, construir una ciudad de la que todos gozamos.

Ser agradecidos favorece la vida
Las personas que se muestran agradecidas con la vida, son más optimistas porque están más pendientes de las cosas buenas que suceden a su alrededor y los mayores de hoy en día lo somos. Somos agradecidos  porque vemos que nuestro esfuerzo se ve en el día a día.

Vivimos en sociedad y por lo tanto necesitamos a los demás y ellos nos necesitan a nosotros. Hemos de ser generosos, pero sin dejar que  abusen de nuestra confianza.

Cuando éramos jóvenes
siempre teniamos la sonrisa
en nuestros labios
Cuando éramos jóvenes la risa nos salía espontánea y por cualquier cosa, todo o casi todo nos hacía gracia y estallábamos en carcajadas. Salíamos a bailar con el grupo de amigos a los guateques con una amplia sonrisa que era nuestra mejor carta de presentación, ya que nos servía para romper el hielo y ofrecer una buena imagen de nosotros mismos.

Debemos echar la vista atrás y recordar anécdotas divertidas que pasaron en nuestras vidas, para así transmitir a los que nos rodean ganas de vivir… y esto debe hacerse con

GENEROSIDAD.

Mary Luz

1 comentari:

Miquel M. ha dit...

Tant de bo que tots fossim molt més generosos en la nostra vida diària i no només en obres, sino també en paraules, sense escatimar elogios a les persones que en són mereixedores. Ara que estem, en temps de propaganda electoral, és quan encara es nota més l'enorme falta de generositat i la mesquinesa que hi ha a la nostra vida pública. Els partits polítics són una font d'egoïsme i de suficiència: ni una sola paraula d'elogi als que no pensen com ells. Lamentablement, aquest és el pèssim exemple que rebem cada dia, i que ens cal superar amb generositat, com demana la Mary Luz, si volem realment una societat més cordial, amigable i altruista.