diumenge, 24 de setembre de 2017

Cuando un padre se va

La figura del padre
Un padre ausente a temprana edad se dice que genera hijas necesitadas de pareja y con un miedo terrible al abandono de las mismas, por lo que cuando son mayores, a las niñas, les cuesta mucho encontrar a la persona idónea como pareja.

Muchas mujeres lo hemos pasado y compartimos algunas inquietudes. Todas necesitamos un padre y la ausencia de éste, nos deja heridas de tal forma, que suele hacer presente ese temor frente a la pareja que tengamos a nuestro lado, haciéndonos desconfiar de nuestros propios sentimientos y de los sentimientos de  él.

Un padre, con sus dos hijas
El padre es muy importante en la vida de todas las personas, ya que da fuerza, seguridad, confianza etc., hay que tener en cuenta que en la relación padre e hija, el papá es su “primer amor” en sentido figurado y si fué un padre amoroso, cálido, querrá y buscará encontrar, en un futuro, las características tan sanas de la personalidad del padre.

Detras del  fotògrafo, la oscuridad.
Miremos al frente,
como eta imagen
i encontraremos la luz
Aunque esto que expreso sucede muchas veces, no se puede generalizar y todo depende del tipo de padre que se tuvo.

Hay que vivir de una forma sana emocionalmente, con sensación de paz interior. Es por eso que se debe perdonar esa ausencia que nos causa tanto dolor, amargura y frustración porque muchas veces el rencor que se siente es tan grande que no nos deja hacer una vida como debiera ser. Hay que dejar de culpar y culparse a uno mismo y olvidar algunas cosas del pasado para superar el rencor y la rabia dejando que salga tu verdadera personalidad que es magnífica.

Esta niñas,
Con la ayuda desu madre,
superaran la falta del padre


Hay que cultivar la belleza del ser humano sin falsas ilusiones viviendo la vida tal cual es ya que unas veces te hace pasar por momentos amargos y otras por momentos felices, pero para ello debemos ver en el compañero, con ojos llenos de amor, sus muchas virtudes y no dejar que los recuerdos pesen tanto y tanto que no nos deje ser felices.



Lo conseguiremos?...

Mary Luz

2 comentaris:

Miquel M. ha dit...

La mort d'una persona estimada és un cop molt dolorós que ens omple de pena i ens fa sofrir, amb un sofriment que cap calmant és capaç de mitigar. I també ens pot causar el rancor que denuncia la Mary Luz. Encara que la mort és potser, en el fons, una crida a l'amor, a la fe i a l'esperança: només l'amor dels que tenim al costat, i la fe i la convicció en un retrobament futur, poden arribar a calmar el dolor i a donar-nos un cert consol.

Josep Maria V. ha dit...


Realment la situació de dolor en que es troben les persones afectades per la mort d’aquest ser estimat, no podem deixar que els arrastri a la depressió, ans al contrari, han de tenir l'actitud positiva de pensar que ell no els voldria veure enfonsades, i que amb el seu record, buscar la possibilitat de tornar a ser feliços.