diumenge, 9 de febrer de 2020

Bonitos regalos

¿Me sentiré bien llevàndolo?
¿Gustarà a quien lo vea?
Cuando estrenamos algo nuevo, se produce en nosotros una mezcla de ilusión y alegría pero… también pensamos que puede que no responda a las ilusiones que nos habíamos hecho, ya que ante todo regalo desconocido, sobre todo si es ropa lo que nos hacen, hay un cierto temor de si gustará o no  al que nos vea con él puesto, o si nos sentará bien.

También nos sucede cuando comienza un Año Nuevo y todos nos encontramos por la calle deseándonos un Año Feliz que nos ponemos a pensar y nos preguntamos  ¿será para mí algo realmente bueno este año que acaba de comenzar?.

Nuestras diversiones han de estar
de acuerdo con nuestra edad
i nos han de ayudar
a superar nuestra horas bajas
Creo que hemos de saber descubrir lo que es realmente importante en nuestra vida. Como escucho decir a alguno de mis amigos… aunque seamos mayores debemos seguir saliendo divirtiéndonos para convertir la alegría en una actitud ante la vida que nos queda por delante.

Debemos disfrutar de las cosas sencillas, buscar y entretenerse con diversiones sanas que nos mantengan unidos a todas las edades. Pienso que debemos conseguir que no nos quite el sueño cualquier contrariedad que experimentemos en casa ni en la sociedad, más ahora que estamos pasando tristezas al contemplar lo liosa que está la política a nuestro alrededor.

Einstein
“Hoy estoy preocupado” es una frase que recorre nuestro entorno. Debemos tener calma mental y que no nos intoxiquen las preocupaciones en demasía, ya que sinó nos encontraremos en unos momentos muy angustiosos.

Como decía Einstein “comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros mismos”.


Con este regalo, ideas luminosas tendrás
Volviendo a los regalos, cuando es un aparato móvil, sea de última generación o no, los científicos nos avisan de que no debemos abusar por cuestión de adicción. Antes nos decían que debíamos ponernos al día y aprender su manejo, ahora todo lo contrario… creo que lo que debemos hacer es usarlo con cabeza y solo cuando hay necesidad.


Por las Ramblas pasearas y algo encontraras
 
Es un encanto poder pasear por las calles y comprar regalos para la familia, es agradable y ameno, pasándose el tiempo sin sentir… y no digo nada la alegría que sentimos cuando conseguimos encontrar algo en lo que no pensábamos y nos aparece en el escaparate o estantería.

Ha llegado el momento de olvidar los regalos, mejor lucirlos y ver como los lucen. Hemos pasado unos días muy agradables y los seguiremos pasando gracias a los:  “ BONITOS REGALOS”

Mary Luz

1 comentari:

Miquel M. ha dit...

Els obsequis sempre són molt benvinguts, quan són fets amb amor i sinceritat, tant si són valuosos com si només són un simple mocador de butxaca, perquè els agraïm, no pel que valen, sinó pel que representen. Com diu la Mary Luz, fins i tot un cordial desig de bon Any nou, pot ser també un molt bon obsequi. Són aquestes petites alegries de la vida, el que ens ajuda a mirar endavant amb il·lusió. Tant de bo que no ens en faltin mai.