dimarts, 23 d’agost de 2011

Buscando Respuestas

Versió en català
Se puede admitir el “todo vale”?... Dejo la pregunta en el aire porque pienso que habrá diversas opiniones al respecto, lo que si es cierto es que hay que meditarlo seriamente en todas las ocasiones, pero mucho más cuando toca un asunto que degrada a las personas.
Hoy en día hay una tendencia a juzgar, antes de que lo hayan hecho los tribunales, con una naturalidad pasmosa, como si fuera un juego, una diversión, una forma de ganar audiencia sin importar el personaje en sí.
Se pueden decir las mayores barbaridades, simplemente poniendo delante la palabra “presunto” o “presuntamente” y todo ello con una naturalidad desconcertante.
Lo peor es que ahí queda… y yo me pregunto ¿quién devuelve el honor destruido a esa persona, si los tribunales, que son los que definitivamente juzgan, deciden que es inocente?... La vida de esa persona ya está destrozada, ya siempre habrá de estar justificándose delante de los demás, no hay nadie que le compense el haber estado expuesta a la curiosidad malsana y a los rumores degradantes.
La verdad es que busco respuestas. Por más que medito, en mi mente no cabe esta forma de destrozar vidas ajenas, sin mirar las consecuencias que esto puede acarrear.
Mary Luz

2 comentaris:

Miquel ha dit...

Completamente de acuerdo en que no todo vale, y lo más lamentable es que esta tendencia de juzgar con temeraria ligereza, no es solamente de hoy. Ahora hace cien años que, con el lema de "Calumnia que algo queda", fué condenado un famoso capitan francés, Alfred Dreyfus, siendo inocente. Porque, aunque sea triste reconocerlo, la verdad es que el Derecho y la Justícia no siempre coinciden. Y con nuestros juicios temerarios, incrementamos su divorcio.

Trullas ha dit...

El judicis paral•lel són els que davant de fets que poden tenir rellevància social i que els mitjans de comunicació escampen als quatre vents prenent part a favor o en contra de determinades persones, sense esperar que diu la Justicia. Si el condemnat no és el culpable del judici paral•lel, aquesta persona ja ha begut oli i no hi ha qui ho repari. Tens raó. Però si aquesta persona és innocent, malgrat a ser declarat culpable, com el Capità Dreyfus, també. La justícia no sempre enerta.
I, què diem ara del cas Strauss-Kahn?. Qui diu la veritat?, la noia, o el acusat?
La frase que cita en Miquel, “calumnia, que alguna cosa queda” també serveix per entendre l’especulació que estem patint ara i que esposaré en un proper article

Trullas