diumenge, 29 d’octubre de 2017

La dignidad personal

Estos ositos estan en guardia
¿Se pelearan?
Cuando no queremos claudicar solemos pensar “no hay que bajar los brazos” o algo por el estilo, algo así como “estar en guardia”, por si acaso…

La mayoría de personas vivimos la vida aceleradamente; el ritmo actual es frenético, ya que a nuestro alrededor surgen y surgen compromisos de todas clases y salen las prisas, porque todos queremos hacer muchas cosas en poco tiempo. Lo peor creo que es que nos olvidamos de vivir lo principal dando y dando vueltas sin ir a ninguna parte. Hay que pararse y pensar… ¿qué estoy haciendo con mi propia vida?... y si conseguimos tener una respuesta satisfactoria ¡¡bravo!! saborearemos con tranquilidad la vida propia, no la del prójimo. Hay que entrar en uno mismo y así conseguir vivir con serenidad. Esto es muy fácil de decir, pero muy difícil de hacer.

Ya nos lo han dicho TODO
Por el solo hecho de ser persona uno tiene derecho a ser respetado por los demás y así debe de serlo tanto a la mujer como al hombre y en todas las edades ya sea uno niño, adulto, joven o mayor. Las personas hemos de ser responsables de nuestros actos; la declaración de Los Derechos Humanos dice: “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”, es por ellos que debemos evitar las condiciones inhumanas y vivir sin humillaciones que tantas veces suceden.

Esto pasa a los orgullosos
Creo que la dignidad no debe ser confundida nunca con el orgullo, ni nos ha de hacer pensar que somos mejores que los demás, ni que están por debajo de nosotros. Todos los seres humanos merecemos un respeto sin tener nunca en cuenta el puesto que ocupamos ni el dinero que tenemos, ni consentir que nadie nos coloque en una situación de desventaja. Esto lo digo por la situación que hace poco vi en una empresa, a la cual fui a comprar, en la que el “jefe” maltrataba verbalmente a un empleado sin razón alguna mientras él se mantenía callado. Me quede petrificada y me marche sin hacer compra alguna.

Esta explicación ya lo dice todo
Hemos de ser los protagonistas de nuestra propia vida y resolver nuestros propios problemas. Debemos de estar contentos y orgullosos de nosotros mismos y debemos expresar lo que sintamos sin temor a ser criticados ni sentirnos culpables.

Este caballero No tiene aspecto de
haberse arrepentido NUNCA


Cuantas veces nos hemos arrepentido de haber contestado de mala forma a alguien que nos ha ofendido?, si es nuestra culpa hay que saber pedir disculpas, no por eso se pierde la dignidad. Hay que creer en uno mismo y estimarse.




                                                      Lo conseguiremos?

Nota: Feu clic AQUÍ i podrèu veure un vídeo molt adient sobre l'orgull. Riureu

Mary Luz

1 comentari:

Miquel M. ha dit...

Lamentablement, la Declaració universal dels Drets humans, de l'any 1948, és encara només, en molts països del món, una desitjable utopia. No s'ha fet realitat. I sense un dret a la vivenda i sense un treball digne, mantenir la dignitat personal és pràcticament impossible d'aconseguir.
Però no per això hem d'abandonar el nostre propòsit de treballar per un món millor, procurant evitar que algú hagi de sofrir, com diu la Mary Luz, les condicions inhumanes i aconseguir que tothom pugui viure sense humiliacions.