diumenge, 31 de març de 2019

Amistad en grupo


Quien tiene una amigo
tiene un tesoro
Hay que cuidar a todos los que nos rodean, por lo menos intentarlo. La amistad se consigue teniendo una actitud amable con nuestro entorno y sin tener miedo al rechazo, ya que es cuando se convierte en un problema para todos nosotros. Creo que a nuestra edad, ya adulta, hay que evitar a toda costa que los demás se enfaden, ya sea la pareja (el que la tiene), los hijos, los amigos o los conocidos… y desconocidos. Es la forma de vivir sintiéndose bien, y si en algún momento hay que decir que no, hay que tratar de hacerlo sin ofender al que tenemos delante, porque también querer agradar siempre a los demás,  puede hacer que uno se sienta… cómo diría yo… con ansiedad. Puede ser que no le suceda esto a todo el mundo, pero sí a muchos de nosotros.

Estos amigos tienen obligaciones
i van a dar explicaciones,
aportando razones
Si se  convierte en una obligación, puede generar infelicidad, lo pienso muchas veces.

En ocasiones he creído necesario dar una explicación, y cuando esto sucede, procuro dar razones, ya que, para dejar claro algo, es mejor que la otra persona comprenda bien lo que le estoy diciendo. Pienso que hay que obligarse porque lo deseas realmente y sin tener miedo al rechazo.

Este antepasado nuestro
ya hacia
oídos sordos

Creo que la edad, el tiempo pasado y los errores cometidos en todo ese tiempo, es lo que hace que sepamos cómo reaccionar en la actualidad.

Desde luego no hay que dejar que nos manipulen, en ocasiones es preferible hacer “oídos sordos” si alguien nos exige más de la cuenta y no someternos a chantajes sentimentales por parte de nadie. Esto suele sucedernos. Hemos de ser dueños de nosotros mismos, solucionar el problema que hayamos tenido y… pasar página.

Este grupo de personas parecen felices
i tienen buen rollo 
Hay que aprender de la experiencia para no volver a equivocarnos, pero no hay que obsesionarse en ser perfecto.

Desde luego que es preferible rodearse de personas positivas, pero cuando se va en grupo, existen una gran variedad de personalidades muy diferentes las unas de las otras, pero nos gustan los grupos para ser sociales y felices.  Para eso hay que intentar llevarnos lo mejor posible, ser agradables y educados.

¿Lo conseguiremos? no lo sé, yo lo intento
y lo seguiré intentando, no solo he de pensarlo…
¿y vosotros?... Decírmelo por favor…

Mary Luz

3 comentaris:

Miquel M. ha dit...

L'amistat és la base de una bona convivència social i la regla d'or per aconseguir-la és evitar el llenguatge ofensiu. Ara que ens trobem en temps de propaganda electoral, ens adonem ben bé que alguns polítics actuen de forma diametralment oposada: no fomenten gens ni mica ni la convivència ni l'amistat. És una llàstima que no segueixin els bons consells de la Mary Luz de intentar ser agradables i educats. Ens toca a nosaltres, els que estem apartats de la política, la feina de intentar que la nostra societat sigui el més amistosa possible.

Unknown ha dit...

Querida Maryluz, "se dice" que la "familia te viene dada" pero los amigos los eliges tú o a veces te sientes integrada a un grupo sin darte cuenta. El simple hecho de compartir un
abrazo, una sonrisa hace que todo lo que pueda suceder sea màs llevadero. Hay amistades
que conservas y aunque sea de vez en cuando hay encuentros. Otras como las del Consell,
que mi contacto es a travès del "Cargol", no por eso son menos importantes, pues los recuerdos de abrazos, sonrisas y tambièn diferentes opiniones, que las hubo, se mantienen
vivos en mí.
Amigos, no hay distancias los recuerdos están cerca

Keles Estevan ha dit...

Hola Mariluz, lo primero darte la enhorabuena por la sensibilidad con la que escribes. Y lo segundo, decirte que sí, que pienso parecido. Que llevarnos bien con los otros se puede conseguir cuando estamos bien con nosotros mismos. Desde mi punto de vista, el enfado viene cuando lo que los otros dicen choca con tus ideas, tus creencias y forma de ser, pero si tú tienes claro quién eres y lo que haces, lo que los demás digan no te sacará de tu centro (de tí mismo). Al fin y al cabo la felicidad no es lo que te pasa, es una forma de ser, una actitud. Es lo que tú haces con lo que te pasa. Y compartirla con la gente nos hace más grandes por dentro. Sigue escribiendo, me gusta leerte.;)
Ser.