diumenge, 12 de setembre de 2021

Comienza el curso

 

Vuelta a la escuela.

El curso escolar comienza ya y según dicen, con el profesorado vacunado, ojala así sea por el bien de todos, los niños, los padres, los amigos y sobre todo por el bien de nosotros, las personas mayores que hemos de ocuparnos de los nietos hasta que los papis salgan de trabajar.

Los temidos protocolos
que hay que cumplir.

Han de estar pendientes de nosotros los protocolos que permita que la salud de todos no se resienta, como la distancia entre los alumnos dentro de la clase y cuando están fuera del aula, en el recreo, etc.

La mascarilla, 
un objeto que no podemos olvidar

En los colegios, hemos de estar pnendientes de que lleven mascarilla todos los alumnos; menos mal que ya están muy acostumbrados aunque no sea obligatoria… ya veremos porque esto no parece que se esté acabando.

También tendran que cumplir 
con las distáncias.

Desde luego que las clases presenciales es la mejor forma de que los niños aprendan, pero las mascarillas deberían ser imprescindibles, siguiendo el ejemplo de los mayores de 12 años, así mismo permanecer a 2 metros de distancia los unos de los otros. Ya veremos que hace cada una de las escuelas/colegios.

Cuidado con los comedores.
Este, hoy, no es un buen ejemplo.
Sí lo era en su dia

Los estudiantes, (aunque los niños son muy pequeños) han de comer sus almuerzos en sus mesas escritorios dentro de la clase o al aire libre, en vez de comedores abarrotados ya que los niños, sin darse cuenta se tocan los unos a los otros e incluso dan a probar sus bocadillos. Ese es el temor de nosotros sus familiares, pero tenemos puesta toda nuestra confianza en los cuidadores para que todo esto no suceda.

Ay de las directoras de las escuelas!
Que el Covid NO les cree más trabjo del que estan haciendo.

Si un estudiante o uno del peronal tiene contacto estrecho con alguien que se sepa que está o ha estado contagiado hay que ponerlo en cuarentena, en fin… los profesores serán los que se den cuenta para separarlos o aislarlos. Esperemos que no suceda.

Los jóvenes deben vigilar que los reencuentros
no sean tan efusivos. 

Desde luego los niños están deseando comenzar el curso y están más que avisados de lo que deben y no deben hacer, están ansiosos por encontrarse con sus compañeros de clase. Lleva los deberes de verano hechos para entregarlos a sus profes y que les digan “muy bien hechos” y además saben que pasan a otra clase de más mayores por lo que están contentísimos de comenzar en otra clase superior y poder explicar a sus compañeros como han pasado sus vacaciones, donde han ido, así como contarles cómo eran los nuevos niños que han conocido y las ciudades que han visitado.

Los ejercicios físicos
Ayudan a tranquilizar la mente.

Además de leer, escribir, matemáticas etc. ellos aprenden a hacer ejercicio y habilidades sociales, reciben comidas saludables, acceso a internet y otras muchas cosas vitales.

Hay que cuidar las emociones de los niños.
Nuestros hijos y nietos han aprendido que con la pandemia han fallecido muchas personas en los últimos meses, así que ahora han de reforzarse las necesidades emocionales de los peques, en su seguridad mental, y el profesorado ha de poner todo de su parte para conseguirlo.

Pongamos todos de nuestra parte lo que podamos para que sus mentes se fortalezcan y piensen que el futuro será mejor.

Mary Luz


1 comentari:

Miquel M. ha dit...

Llegint el que comenta aquest blog. m'adono ben bé de que les persones grans que, com en el meu cas, ja hem superat ja l'etapa dels néts i nétes col·legials, ens estalviem molts maldecaps. Tant de bo que tot es normalitzi ben aviat i que, com també desitja la Mary Luz, el futur sigui millor.