dissabte, 15 de desembre de 2012

Transmisión de Valores

Si voleu llegir l'article en catalá, feu clik AQUÍ
Son muchas las preguntas que me vienen a la mente y muchas las respuestas que nos damos a nosotros mismos y más este año que fué declarado "Año Europeo del Envejecimiento Activo y de  la Solidaridad Intergeneracional." Por tanto es una buena coyuntura para hacernos reflexionar sobre el bagaje de valores sociales que portamos los mayores y que debemos entregar a las nuevas generaciones.
 
Entre otras cosas, conservamos la memoria válida del pasado, lo no válido es mejor obviarlo. Hemos de transmitir lo auténtico, lo genuino y fruto del sacrificio humano a través de los siglos.

Me pregunto, ¿qué valores puedo transmitir?, se me ocurre… el orden, la armonía, la educación, la cultura, el esfuerzo, el sentido común, el arte, el amor, la solidaridad, la amistad, etc; lo que a cada uno de nosotros se nos ocurra como trampolín hacia un futuro mejor.
Nuestros descendientes se encargaran de mejorar lo que nosotros hayamos sido capaces de transmitirles…o empeorarlo, eso ya depende de ellos. El camino será más lúcido y brillante según lo que nosotros aportemos
Hemos cuidado de nuestros padres, hemos cuidado de nuestros hijos y todavía tenemos la posibilidad y responsabilidad de continuar cuidando. Aprovechémosla.
Hoy en día se dice mucho aquello de “los abuelos no han de educar, han de mimar”,  nada más lejos de la realidad, nosotros los avis, los abuelos, etc… somos coherentes con lo que hacemos, somos personas adultas que nos esforzamos y mucho, en mejorar día a día  nuestro nivel de formación, no nos quedamos anclados en el pasado, sino que seguimos aprendiendo y madurando para que nuestro nivel, tanto de formación como de madurez, nos haga personas dignas, y por lo tanto, dignos de educar a nuestros nietos (en ausencia de sus padres), en el día a día, pues somos muchos los que tenemos a los nietos continuamente, debido al horario laboral de nuestros hijos.

Con el consenso entre padres y abuelos, ¿tan difícil es que nosotros también los eduquemos?...
Nosotros ayudamos a nuestros nietos en los deberes del colegio, hacemos que adquieran el hábito de la lectura y del estudio, que sean cultos. Con nuestras palabras hacemos que “se muevan”, con nuestro ejemplo dejamos huella señalando el camino de la conducta de los pequeños. Ellos nos admiran por nuestra capacidad de lucha, de eso no hay duda, y somos su ejemplo para mejorar ellos mismos como personas..
La educación no termina nunca, nosotros mismos nos seguimos educando aprovechando nuestro tiempo libre para nuestro enriquecimiento personal.
Que les damos caprichos?. ¡Pues claro que sí!, somos desprendidos con ellos, pero… siempre aleccionando y poniendo el deseo de los padres por delante.
Hay que tener en cuenta que su trabajo posterior tendrá una finalidad de servicio a los demás.
Nadie da lo que no tiene y nosotros, los abuelos, los avis, los yayos, tenemos mucho que dar.

Mary Luz
 

4 comentaris:

pepanton ha dit...

Desde que era joven he venido proclamando un concepto :
Transmitamos a nuestros seguidores nuestros valores, pero ¡ojo! que no por ser los nuestros son los verdaderos ni los mejores.
Si tal creyéramos, caeríamos en el dogmatismo, y, el dogmatismo, por definición, es enemigo de la verdad.
Está bien transmitir nuestros valores, pero dejemos que los jóvenes encuentren los suyos. Recuerdo que cuando éramos de menor edad, decíamos que éramos "rebelde" y hacíamos "canción protesta". Dejemos que nuestros descendientes hagan lo mismo. Al fin y al cabo, la juventud.
es la época de la vida que mayor derecho a la equivocación tiene.
Dejemos quie nuestros jóvenes encuentren su camino, y no seamos cascarrabias.

Miquel ha dit...

Tant de bo que totes les persones grans tinguessim realment els valors que ens suposa aquest article, l'ordre, l'harmonia, l'educació, la cultura, l'amor, la solidaritat i molts d'altres. Tant de bo que tots tinguessim aquests valors de veritat, per tal de poder-los transmetre a fills i néts, superant l'egoisme i la insolidaritat que sovint veiem al nostre entorn. La nostra responsabilitat és molt gran, i cal desitjar que, malgrat la ingrata realitat que ens rodeja, totes les persones grans, com demana la Mary Luz, sapiguem estar a l'altura del que se'ns demana.

Josep Maria ha dit...

Mary Luz, has tocat un tema que és molt bonic, un tema que té moltes vessants, un tema que és filosòfic, un tema del qual podríem estar comentant hores i hores, perquè és molt extens i permet moltes opinions, ara bé si sols l’enfoquem com si la joventut actual té valors, t’haig de dir que no ho sé, que els avis hem de ser els seus transmissors, et diré que tampoc ho sé, i per què? Doncs perquè ningú té la patent dels valors, ni la patent per distribuir-los als altres. Els valors son a dins de les persones i, solsament creixen i es desenvolupen quan un té la consciència d’allò que hi ha dins del seu ésser, aleshores és quan capta el potencial amagat en si mateix, però... els nets que avui en dia de petits coneixen les noves tècniques, que estem en una crisi econòmica que ha trancat tota l’estructura social i que els valors es capten a través de la consciència, els nets ens escoltaran o ho consideraran com un “batallita”?

Joan ha dit...

Crec que l’educació del néts correspon als pares i no als avis, i si en algun moment fem de substituts, hem de seguir les normes que han implantat els nostres fill i no les nostres

Els valors van canviant al llarg del temps i el seu ordre encara més. L’escala de valors que teníem quan anàvem a l’escola, avui no és vàlida per les altres generacions, i el nostre paper com a suplents del pares, és potenciar les coses positives que té la nova escala i no ser nostàlgics.

Amb la nostre forma de viure i de fer les coses hem de donar confiança als néts i ens hem de guanyar el seu respecte amb fets i no paraules molt boniques, i molt menys criticant el que ells fan, ja que això només comporta el seu allunyament

Joan