diumenge, 4 de febrer de 2018

Heridas emcionales

Heridas emocionales
No las tomes en serio
Olvídala
s
Después de las Navidades, en el momento en que terminan, se sigue gozando porque es cuando hacemos el deseado descanso y repasamos mentalmente los momentos dichosos que hemos pasado con la familia, los momentos de las comidas o las cenas, los momentos de los regalos entregados o recibidos, los abrazos y los besos dados, las gracias por cualquier tontería, etc., etc.

Quedan heridas emocionales?, no hay que tomarse todo en serio, hay que pensar que no hay nada definitivo, sobre todo cuando nos sentimos mal por algo que haya sucedido y procurando pasar página y no gozar con el sufrimiento como muchas veces hacemos.

Debemos intentar ser felices
lo máximo posible
Mejor cuatro que tres
sonrisas
Comienza de nuevo el curso, tanto de trabajos, colegios, deberes, encuentros con los amigos, etc. en fin, la vida cotidiana, política, etc. Es muy difícil intentar ser felices las 24 horas del día ya que es una forma de exigirnos imposibles. Dicen que ser feliz no es un deber, pero pensando y pensando, creo que todos perseguimos la felicidad y cuanto más mejor, aunque este sea un trabajo que desgaste, además hay que procurar transmitirla a los que nos rodean y más a nuestra edad con los hijos, los nietos y los amigos.

Ayudemos a quien nos lo pida
o lo necesite
Volvemos a ver las noticias que nos hacen regresar a la realidad cotidiana, atentos a cualquier cosa que afecte a nuestro bienestar, Los ejemplos son importantes, no para copiarlos, porque no hay que renunciar a uno mismo, aunque sí respetar las ideas de los demás aunque no coincidan con las nuestras.

Nosotros los mayores estamos mas pendientes de ayudar a los demás que de ayudarnos a nosotros mismos, pero debemos hacerlo, ya que la vida es demasiado breve.



Cuidado con los niños!
Las heridas emocionales en la infancia
son difíciles de curar
Los problemas vividos en la infancia dejan heridas emocionales que pueden influir en nosotros cuando nos hacemos mayores, en la manera en la que afrontamos las adversidades que la vida nos presenta, influirán en nuestra personalidad, es por ello que debemos tener mucho cuidado en la infancia de nuestros niños y lo digo en general, no solo refiriéndonos en nuestros nietos, sobrinos, etc., sino en todos los niños de la ciudad en la cual residimos, veraneamos, visitamos etc.

El buen trato ayuda a la felicidad
de todos
Nuestra experiencia es muy pero que muy valiosa, se trata de sanar el presente de las personas que nos rodean, a través del trabajo, el buen trato y la ayuda, ya que el cerebro guarda en su interior toda la experiencia vivida en el pasado, aunque pensemos que el pasado ya no existe, pero hemos de conseguir que no sea un obstáculo que impida seguir adelante en la vida.

Fuera las heridas emocionales, hay que impedir que tomen el mando por muy dolorosas que sean las experiencias vividas.


Mary Luz

2 comentaris:

Miquel M. ha dit...

Ni el món és perfecte ni la vida és mai un camí de roses, i això fa que ningú, ni els petits ni nosaltres els grans, puguem evitar sofrir, en un moment o altre, algunes ferides emocionals. Però seguint el consell de la Mary Luz, ens cal passar pàgina dels moments difícils, oblidar-los, i encarar el futur amb optimisme

Josep Maria V. ha dit...

Es cert que la vida et depara ferides emocionals, però has de pensar que no et pots parar per lamentant-te, has de continuar pujant la muntanya de la vida, altres et necessiten i no pots oblidar-los. Per això has de tenir esperança i il·lusió de que el demà sera millor i et curarà les ferides emocionals.